martes, 11 de diciembre de 2018

Canción de almena





Claro que nos refugiamos de la noche.

En altas y solitarias torres,
o enredados entre gruesas mantas,
esperamos en vela su transcurso
atentos al mensaje de su respiración,
pero desde el fortín seguro de la soledad...

La noche es mejor confidente
que acompañante...

¿Y por qué no nos desarmamos y nos dejamos
embriagar por su fluido de luces,
sombras, pestañas afiladas
y miradas ávidas de un alma cálida
desde donde esperar al alba?

Porque a pesar del vacío del vampiro,
sucumbimos inermes
cuando sus ojos de noche
nos preguntan:

¿Vienes?

...
...
...
..
..
..
.
.
.

El agua de los narcisos





Me he visto en tantas caras
y en tantas caras he dejado de verme,
que sé que los ojos sólo son
un conducto vacío desde el que hablarse
a sí mismo en el propio idioma:
sólo significan mientras tú los significas.

Un dialecto propio que se alimenta
de toda forma de envases inertes...

¿Sabes que la más sutil forma de suicidio
consiste en ahogarse en la faz desde cuyo estanque ella misma se contempla?

Te miraste desde mis ojos
y te creíste yo.

Disfruta de la larga resaca,
la que se lleva los recuerdos
de la playa como cenizas de una hoguera apagada.

Tras esto, nada te suena a música,
y sólo te quedamos el silencio...

...
...
...
..
..
..
.
.
.

miércoles, 24 de octubre de 2018

Cuchillo romo




Será que toda emoción
se acaba meciendo siempre
con el ondular desenfado
de una prenda veraniega,
que se hace templada
cuando la sopla una puesta de sol

Cometa que eres,
vieja amiga de las corrientes,
el tiempo te brinda mostrarme
la dicha y la tragedia,
el dolor y el placer,
la nada y el todo,
y en él se encadenan,
como anillos mutuamente puestos,
los eslabones de nuestras gestas de hierro,
forjado con el fuego que usamos para destruirnos

Como testigos resignados
que nos damos muerte con el arma roma
que tememos hundir en nuestra propia carne,
también nos odiamos por conocer nuestra miseria secreta,
regido todo por una fascinación
gemela de los espejos

Tras descubrir que también erramos
y que somos nuestro retrato contrapuesto,
hipócritas contradicciones de nuestros rasgos,
nos miramos serenos y aceptados
con el afecto de las almas
que lucen en público sus vestidos
como memorias impúdicas extendidas para la curiosidad de toda brisa indiscreta...

... pero aún hay algo por dentro que protesta,
que duerme en los recuerdos más escondidos
pero susurra siempre sin saberse desde dónde:

cuando los niños notan que no están en su sitio,
sienten cómo empiezan
a dejar de ser sí mismos,
y lloran...

...
...
...
..
..
..
.
.
.

viernes, 7 de septiembre de 2018

Vendimia










La voz no obedece a nadie
ni escucha a nadie.

Me dice espera,
para que la palabra fluya
hay que cultivar la poesía del silencio...

...
...
...
..
..
..
.
.
.

miércoles, 1 de agosto de 2018

Seguir volando




Me tocó sentarme junto a un niño en el avión. Era un niño nervioso e inquieto, que daba patadas al intentar dormir y dibujaba garabatos en una libreta como si supiera que centrarse en algo es calmarse. Era un eco de una voz que un día quiso vivir en mi garganta.

Volábamos como si el mismo viento sujetara este banco sobre el que las nubes miraban desde abajo, sentados e impacientes...

En un momento dado, mientras él dormía, sentí el contraste de mi sangre negra que todo lo inunda como una riada de elixir de sombra, y una herida con un nombre y un recuerdo. El niño despertó.

¿Aún volamos?- preguntó

Y mi otra voz dormida repitió, oportuna y atenta,

¿Aún volamos?

...
...
...
..
..
..
.
.
.

viernes, 26 de enero de 2018

Entre dos medias lunas










Sabes que viene contigo,
no te sigue,
está en ti,
pero te vas

Hambre extraña que reclama
un juego funerario
y un fuego natal:
yo te engaño

Huyo de ti cuando crees que has llegado
para que creas que has de perseguirme

- trepas colgada de la cuerda del tiempo,
te sudan las manos y la espalda,
cavas cuevas al ahogarte
respirando el precipicio,
tu garganta está fresca
como helado está el aire del invierno

Y en cada esquina,
en cada habitación,
en cada casa,
te crees el retraso
a cuyo paréntesis persigo

-con el que tú me engañas
y entre el que ambos nos huimos
para creernos solos...


...
...
...
..
..
..
.
.
.

domingo, 7 de enero de 2018

Pestaña y párpado




Amarga marea sorda
que cierra los ojos al mirarme

¿Cierras los puños,
aprietas los dientes,
te muerdes también el labio
cuando arrastras contigo,
como un cielo menguante
que se desagua de oscuro,
la hierba enraizada en mi garganta?

El agua que huye al fondo de la noche
lleva una corriente de verde fúnebre,
raíces arrancadas y restos de una sangre
que te observa atenta desde la playa

Pero tú me has visto crecer,
amarga marea sorda,
y puedes ver crecer los pastos
que me arrancas como un néctar,
cerrando los ojos al mirarme...

...
...
...
..
..
..
.
.
.