miércoles, 1 de agosto de 2018

Seguir volando




Me tocó sentarme junto a un niño en el avión. Era un niño nervioso e inquieto, que daba patadas al intentar dormir y dibujaba garabatos en una libreta como si supiera que centrarse en algo es calmarse. Era un eco de una voz que un día quiso vivir en mi garganta.

Volábamos como si el mismo viento sujetara este banco sobre el que las nubes miraban desde abajo, sentados e impacientes...

En un momento dado, mientras él dormía, sentí el contraste de mi sangre negra que todo lo inunda como una riada de elixir de sombra, y una herida con un nombre y un recuerdo. El niño despertó.

¿Aún volamos?- preguntó

Y mi otra voz dormida repitió, oportuna y atenta,

¿Aún volamos?

...
...
...
..
..
..
.
.
.

viernes, 26 de enero de 2018

Entre dos medias lunas










Sabes que viene contigo,
no te sigue,
está en ti,
pero te vas

Hambre extraña que reclama
un juego funerario
y un fuego natal:
yo te engaño

Huyo de ti cuando crees que has llegado
para que creas que has de perseguirme

- trepas colgada de la cuerda del tiempo,
te sudan las manos y la espalda,
cavas cuevas al ahogarte
respirando el precipicio,
tu garganta está fresca
como helado está el aire del invierno

Y en cada esquina,
en cada habitación,
en cada casa,
te crees el retraso
a cuyo paréntesis persigo

-con el que tú me engañas
y entre el que ambos nos huimos
para creernos solos...


...
...
...
..
..
..
.
.
.

domingo, 7 de enero de 2018

Pestaña y párpado




Amarga marea sorda
que cierra los ojos al mirarme

¿Cierras los puños,
aprietas los dientes,
te muerdes también el labio
cuando arrastras contigo,
como un cielo menguante
que se desagua de oscuro,
la hierba enraizada en mi garganta?

El agua que huye al fondo de la noche
lleva una corriente de verde fúnebre,
raíces arrancadas y restos de una sangre
que te observa atenta desde la playa

Pero tú me has visto crecer,
amarga marea sorda,
y puedes ver crecer los pastos
que me arrancas como un néctar,
cerrando los ojos al mirarme...

...
...
...
..
..
..
.
.
.

domingo, 31 de diciembre de 2017

Bis a bis


Te encanta que te hable de ti

Tal vez seas un pabellón rojo
sobre una silueta negra
- desafiaste al mar y te perdiste,
goleta ingenua de velas inocentes

El mayor corsario,
la bandera roja,
se hicieron por la vergüenza
del extraviado,
y la llamaron libertad

Y sin embargo,
ya estás entre los barrotes
de estas líneas a las que regresas
creyendo que las visitas...

...
...
...
..
..
..
.
.
.
.

sábado, 30 de diciembre de 2017

Los frutos secos







Cuando tocas mi piel,
¿notas cómo hormiguea el arco que hace vibrar
esa nota eterna y gravemente oscura?

Esa que hace de mí un contrabajo
y de la fricción, un canto,
a la altura del corazón,
donde arco y cuerda se cruzan

Que suene como todo lo inevitable suena,
e inunde con silencio todo intento de melodía,
¿no sientes cómo sus ondas diminutas
se cuelan por las yemas de tus dedos,
cuando me tocas?

¿No las oyes?
¿No las reconoces?
¿No las has sentido nunca?

Estás ocupada recogiendo hojas verdes
y cáscaras de nueces;
madrugas entre los nogales
y corres y saltas como si fueras
la mañana alegre de los montes;

y tu vaho entrecortado,
tu voz hecha vapor,
se hace visible antes por honesto
que por acción del frío

Las recolectas para venderlas como flores y frutos secos,
el domingo,

en la plaza,

por la mañana,

bajo el sol;

también entonces sonará esa misma nota grave,
por encima de todos tus bosques,
a través de todas tus sendas,
como un gato que ronronea bajo mi pecho
o un imperceptible temblor de tierra...


...
...
...
..
..
..
.
.
.









viernes, 17 de noviembre de 2017

La inocencia que roba colores




A pesar de su mirada risueña y de todos los impecables gestos que la corroboraban, toda su caracterización de cristal, yo no podía evitar ver cómo, desde el extremo de la pajita con la que removía desenfadadamente el batido de fresa, goteaba en color gris lo que en el vaso era de color rosa. Ella no notaba nada, me miraba y su silencio, que perdía sus tonos y se iba quedando paulatinamente en blanco y negro, demandaba una respuesta en color, como si creyera que sus ojos, ya grises, aún podían distinguirlo. Seguro de que sólo yo podía notarlo, elegí una de entre mis siete mentiras transparentes...

...
...
...
..
..
..
.
.
.

jueves, 16 de noviembre de 2017

Sótano



Te veo bajar las escaleras y te delatas
como si escondieras gorriones en los bolsillos
y arlequines en el pelo

- las paredes callan en azul
la orden de silencio del aire,
y en la soledad escucho moverse
tu silueta borrosa de roble
cuando cesa en su canción
una ráfaga de viento

La luz vive siempre en el presente,
el de las brisas indiscretas;

mientras, tú bajas a hacer presa
de los aires cautivos,
y todo se hace palabras a tu alrededor
en esas horas prohibidas
en las que nadie habla...

...
...
...
..
..
..
.
.
.