miércoles, 16 de agosto de 2017

El oro de los tullidos



Como una mano alargada
que todo lo alcanza y se sirve para sí la vida,
en una boca incompleta y en un gesto indigno
- ¿Eso eres tú, poder, el ejercicio de un alma mutilada?

Hambre saciada o por saciarse
bajo un mandato que no vive en el presente,
sino en el tiempo indefinido de cualquier oportunidad
- lejos de sí misma,
sin saber reconocerse ni concederse un nombre

¿Y la belleza que reclaman a gritos los espíritus tullidos
que se arrancan los miembros sin conocer los nombres
de sus propias manos?

Dejó de ser atemporal al fundir su valor en la moneda
con que mengua el engaño la cifra especulada en los demás
- te lo diré yo:
la mirada altiva es ciega,
y siempre nos mira desde abajo

Poder, poder, poder...

Tinajas de vino que se derraman apiladas del revés

Cambio, transacción, producto y compra,
que niega así su imagen suntuosa como si el oro no fuera, por mundano,
miserable
- ingenuidad terrestre de ignorancia aérea,
y ojos mentirosos de cuencas secas
donde ni las lágrimas se atreven a verterse...

Por ello la vanidad es un ataúd vacío
que el vértigo incrustó en los pechos
de huecas resonancias;

y al igual que los nombres falsos,
las imágenes trucadas y las sentencias soberbias
que ella luce sin rubor te lo confirman todo con sujetos simples,

por igual te traicionarán los ojos,
y su profundidad de espanto,
al pretender negarlos...

...
...
...
..
..
..
.
.
.

El adiós escrito del revés





Sellaba el adiós forzado con los pies en alto y sentado del revés

Y justo entonces se abrió bajo el asiento
el pozo en que un yo antiguo se precipitó
hasta ahogarse en el fondo de la tierra

Cayó de súbito:
ninguna de mis manos hubiera podido
alcanzar a sujetarlo, dueño ya
de ese lugar de donde no se puede volver

Y tanto atraía la angosta sima
que una intensidad de luna llena,
cuya mejilla se apretó contra la mía,
me dejó aplastado
-aplastado bajo el peso del astro,
como si quisiera también caer
junto a aquel que dejó un cuerpo vacío;

aquel cuyo corazón sin vida
retuvo un impulso impropio
del faro de las más llenas
de todas las noches...

¿Te salvé, luna, de seguir ciegamente mi camino?
¿O tal vez eres tú también teatro,
de ese que desangra la catarsis del poeta?

Tú, que siempre fuiste leal hermana,
me mostraste tu cara oculta como un llanto solidario
que nunca esperé de ti,
y no sé si eras tú quien me velaba,
u otra luna negra se coló
en la habitación para homenajear mi muerte
- la más sombría cara
de esa otra alma fría

Acudiste a decir grandes palabras,
a hacer solemne la intensidad de aquel instante;
tal vez viniste a hablar de cómo renacidos
podemos cruzar las mismas puertas
sin pisotear nuestros pasados pasos;
a describir los quicios que hacen nuevos los pesares más profundos,
a contar los trances que demuestran que,
de entre los muertos,
eres tú por tu dolor el más resignado vivo...

Y por vez primera,
luna,
te desprecié por tu inútil candidez
- intuir que incluso el sol
era tan ingenuo como tú,
y que nada ya hay consciente
en este helado derredor cósmico
que parece ignorarlo todo
sobre el verdadero dolor...

Podría reprocharte que tu edad resultó estéril
y que tu eternidad se basaba en tu plano juicio,

¿cómo podrías tú,
hija de mil siglos,
proferir palabras que estrangulan
por estrechas los pesares que escapan
a la talla de las estrellas?

Amiga luna, hermana luna,
tal vez debí aceptar que como yo
te superan nuestras órbitas y cuencas vacías...

Y es irónico que en las crisis que señalan
a los límites inabarcables,
las fronteras infinitas que no se dejan dibujar,
la eternidad y los principios más extensos...

... yo sólo me preguntara por cómo bajar los pies del respaldo y sostener mi propio peso,
por cómo llegar a casa caminado
si mis pasos ya no eran de este mundo,
por cómo superar ese desierto
de caras que ya eran de otro tiempo
y otro espacio,
ante quienes no quería derrumbarme
salvo para llenar la tumba...

... sentado del revés,
atrapado en tierra de nadie
y desprovisto del fuego de mi espíritu...

...
...
...
..
..
..
.
.
.

martes, 15 de agosto de 2017

El impulso oscuro




A pesar de todos los ruidos
sólo estamos tú y yo:

eres un mar que se replica
de mundo en mundo,
mientras el tiempo nos oculta
que transcurre cada vez más lento

Es la broma de estos años
que, menguantes en segundos,
duran sin embargo más
que los lustros anteriores

Y conforme crece en mí el espacio,
la conciencia dilatada delata que tal vez
mi voz replique vértigos
de tiempos más veloces,
como si crecer nos descolgara
desde el impulso de las estrellas
hasta una quietud original perdida,
dejando los sentidos huérfanos
de nosotros mismos

Por eso,
a pesar del ruido y del gentío,
de la tierra que juega a invadir las aguas
y la ausencia en tanta presencia física,
yo no estoy donde caminan sus pasos
-donde planean sus envilecidos sueños
que degradan deseos y ambiciones
y parodian noblezas desfasadas:

sólo estamos tú y yo, mar,
mientras los hombres dañan
sus almas haciendo gala
de una suntuosa pobreza de acción

Nos hemos quedado solos
como corresponde a lo eterno
enfrentado al espejismo,
íntimos a pesar de un mundo
que ya no nos reconoce
ni nos pertenece...

...
...
...
..
..
..
.
.
.

lunes, 14 de agosto de 2017

Elegía a la no elegida




Puede que te traspasara ese espíritu
que sé poner donde poso los ojos

Podrá parecer que juego con fuego
y que con la inconciencia propia de los niños,
como un malabar mortal carente
de todo sentido ajeno a la inocencia,
tu corazón y tu cabeza
vuelen por los aires de mano en mano,
de una derecha distraída
a una izquierda descuidada

Pero cuando miro ellos hacen sus trucos
y sólo entonces veo
- yo sólo puedo decir lo siento,
yo sólo puedo pedir disculpas
como a cada gato,
a cada paisaje
o a cada corazón
que quiere calentarse al calor
de mis ojos encendidos para siempre

Esto que anhelas lo creo yo,
y no pertenece a nadie,
ni en ti cabe todo lo que en mí es grande

Siento que arraigue en ti mi mirada,
rosa equivocada
- tu mirada de vértigo
que busca aterrada un refugio
no lo va a encontrar en este pecho yermo
de esperanzas que lleven tu nombre

Siento haberte abierto todo un cielo
para luego arrebatártelo,
te pido disculpas por mostrarte
una cinética que hará lenta el resto de tu vida
- pero la llama que yo insuflo no te pertenece,
y nunca entraría tu pie descalzo
en este zapato de cristal,
que tampoco es tuyo,
y que hoy rompo con la facilidad con que forjo
otro par con que alimentar otra luz nueva
y distinta

Te siento pobre,
te siento lenta,
te siento impotente
y te siento ciega
- por eso regresas siempre

¿Quieres saber qué se siente aquí?

Todo va tan rápido por dentro
que los órganos chocan unos contra otros
en una sinfonía ensordecedora
que nunca podrías concebir,
y menos aún escuchar

Aquí dentro todo es música y fuego
y tu alma es ante ello un estadío temprano de una semilla
de esas que tal vez nunca consigan germinar, florecer
ni realizarse

Cándida perdida niña,
tu papel es que te amaestren
y yo soy león que desprecia la servidumbre

Ese espíritu que vierten mis ojos,
cuando miran,
es un vino que tú ansías
- mi embriaguez innata,
ese tesoro dulce que solivianta
todo lo que hay en ti
que ya está muerto

Te pido disculpas:
mis ojos depredan sin querer

Cumplieron hace tiempo
el propósito que dibujaron en secreto,
desde lejos,
en tu cuerpo
- caíste y la rabia que te inunda
es la de quien averigua sus designios
cuando ya es demasiado tarde
para desandar los pasos

Seguirás regresando,
adicta mujer de alma extraviada,
a este cáliz que te hace más grande
de lo que jamás se te concedió como poder
- tus manos son pequeñas para contener
tu adicción ansiosa

Lo sentiste, todo eso,
y por eso yo también lo siento

Puede que te traspasara ese espíritu
que sé poner donde poso los ojos;

son mis ojos,
y no los tuyos,
los que miran antes
de que yo pueda ver algo...

... y por eso lo siento,
te pido disculpas:

prefiguré todo esto en un segundo,
y fuiste por vez primera y última
puntual rosa como reloj de arena...

...
...
...
..
..
..
.
.
.

Aliento-viento



He esperado vientos favorables
cuando el soplo aguardaba la orden exacta puesta al filo de mi boca

Mis velas no precisan de elementos
ni cielo en movimiento que contagie
su velocidad de fluir de sangre
- eso lo sé ahora

El poder se había dormido de despierto:
los sueños abordaron a una vigilia que,
terca,
no quería resignarse a navegar
sobre tu profundidad helada

Tal se había desnudado de sus aguas,
tal mis ojos lo mostraron:
vestido con todo aquello
que nadie quiere llegar a ver...

y sin embargo,
todo eso eres, mar,
y con uno solo de mis soplos,
los que podrían hacerme volar
sobre tus falsas olas,
yo te ordeno, sin embargo,
evaporarte...

...
...
...
..
..
..
.
.
.

domingo, 13 de agosto de 2017

La entropía de mantos, manteles y cortinas




La uniformidad más vasta
es la que esconde bajo mantos
de apariencia todo lo desconocido

¿Temes al tiempo impreciso
en que cristalizan las páginas en blanco,
los lienzos recién tejidos,
la quietud de las teclas
que en silencio esperan que los dedos latan
en su corazón de arpa?

Cuando la vida se presenta
en una llanura que es igual
en cualquier dirección en que se mire,
¡qué broma es que sus secretos
y sus formas sólo se levanten
al caminar sobre ellos,
ocultos a una vista que sólo
lo abarca todo!

Y es por todos aceptado
que la visión del mar trae nostalgias
de tiempos pasados y personas muertas,
y tal vez sea cierto;

pero la visión primigenia del océano,
la de unos ojos tan llenos de presente
y tan vacíos de amargos pretéritos
que los hace brillar por inocentes,
esa melancolía precoz mira al futuro
y llora donde, borroso,
se perderá su espíritu

Pues todos gustan de mirar al mar
y complacerse en su telar de agua,
pero muy pocos se atreven a surcarlo:

Temen que el futuro se haga espejo
cuando las olas choquen
con el errante casco...

...
...
...
..
..
..
.
.
.

sábado, 12 de agosto de 2017

Después del mar



Qué extraño alumbramiento
el de este yo cuyos ápices
se estiran tras la noche,
bajo sus arenas,
y en pos de aguas que enmarquen a la luna

Aprendí a sostener el pulso
del tiempo inflamado en madrugadas
y a verterlo en la mano abierta de una vela
a la que opongo poesía de estela y de timón

Recuerdo cuando el sol se estampaba
en alientos enfrentados por un diálogo de unión:

¿Qué fue de esa edad diurna
que atacaban las rachas de un verano
vestido de cortina que anunciaba la era
de las cometas?

Y tras hacerse la noche e izar la vela,
todo lo insufla el aire
-como si la surcara un soplo de corazón,
seguido de un viento de ausencia y de silencio...

...
...
...
..
..
..
.
.
.

Things that fit

You're the wrong person
at the right place,
with a wrong man...
...
...
...
..
..
..
.
.
.

Hilo musical




Quién se hace esperar mucho
es porque dura poco;
quién se hace esperar poco,
Es porque no existe...

...
...
...
..
..
..
.
.
.

domingo, 6 de agosto de 2017

Autorretrato pegado de una conversación







Este escritor tiene la particularidad de no aparentar escribir lo que escribe

Todo parece desviarse de su estilo original,
que no conocemos

Se plagia a sí mismo

Se muestra sin tapujos de manera falsa

Su autenticidad se basa en su hipocresía

Y tiene un corazón tan honesto
que miente siempre...


...
...
..
..
..
.
.
.



El paseo del perro a las nueve de una noche de verano










Es en los contornos donde suceden las cosas,
el resto sólo existe para dilatarse.

Por eso sólo en el crepúsculo
paseo la cabeza para el soplo del fresco
- se anuncia muy temprano
y respirando fuerte
una inquieta madrugada

Sacar la cabeza para que estire sus piernas
ante las primeras estrellas
- empedrados de paredes blancas
donde cuelgan enredaderas;
los gatos cargados de estática
que se mueven como tormentas
y te miran con aire de reloj parado

Dilación es tu nombre, verano:
el cielo pesa de templado
y hasta las nubes se sienten
lasitudes de tierra

Sacar la cabeza para acabar
sentado en la sombra más sombra
de la noche que te dio el anzuelo
cuando suspiraba porque se ponía el sol

¿Qué haces aquí tan tarde?
preguntas
¿Qué haces tan invisible?

He sacado la cabeza
para que le de el fresco,
te respondo sin ninguna fe,
y para que estire al fin sus piernas...

...
...
...
..
..
..
.
.
.

Sin revancha



Tu resentimiento derrotado
cuenta con gotas de sangre
los dígitos del marcador

¿Para qué jugar,
si tu obsesión indica
que ya he ganado?

...
...
...
..
..
..
.
.
.

viernes, 4 de agosto de 2017

Y los gatos



Tal vez sea ese el perfil de tu otra sombra
que sólo se muestra de soslayo,
una silueta de forma antigua y voz eterna
-¿acaso no viste así el recuerdo
que busca reemplazar a la memoria
en un mismo paseo por el que en vano
intenta ser el mismo sitio?

Vienes de tan lejos como yo,
pero tú aún te mientes,
y eso es raro en los espíritus viejos
- regresas transmigrando mis pasos
temerosa de los ecos de ese pasado
que no fue...

¿O tal vez sí fue, y vienes
con la gala del que juega
otra vez una partida
que nunca volverá a ser la primera?

Comprendo entonces tu tristeza
de águila abatida sin pico
y con las alas rotas...

Y aunque no recuerdo los nombres
que te has dado,
no necesito ninguno de ellos:
cuando una memoria
recuerda un latido
no hace falta ningún dato

tengo el color de tu rabia resentida,
tu mismo olor en tantas
vidas percibido,
la familiaridad de tu beso
nacido hace milenios,
y tu forma oscura de mirar,
como sólo miran los amantes,
los enemigos,
y los gatos...

...
...
...
..
..
..
.
.
.

La precaución



Era tan fácil en la infancia
citarse en el presente,
cuando las luces del cine se encendían
y retornabas a una realidad
a la que regresar corriendo

Era fácil respirar el verano
entre sandías, cortinas
y persianas que se agitan
al fresco de una madrugada
donde sentías cómo giraba el mundo

Ese eco en la pared de cal,
el patio de faros de medianoche
donde lagartijas acechaban mosquitos que vivían presa de la luz
- la que iluminaba el eco de conversaciones
que se alargaban bajo
atentas estrellas
alegres por ser nuevas

Cuando los últimos rezagados
aún resistían al sueño entre sillones,
hamacas y cojines,
con ese aire perezoso de los gatos,
hasta que alguien apagaba las luces
para poder oír mejor
todo lo que no puede decirse...

Cuando se marchaban los mosquitos
y quedaba el lagarto solo en la pared,
a la espera de que saliera el sol,
y de un suspiro próximo a dormirse...

Ya nada de eso significa algo para mí:

al crecer aprendes que todo apego
se alimenta de un presente
que nada tiene que ofrecer
salvo marcharse...

Y como un maldito
que protege a los cándidos
de la inquietud que quema,
guarda la distancia
el que por quietud muere,
el que aprendió a perder,
el que aprendió a perderse...

...
...
...
..
..
..
.
.
.

jueves, 3 de agosto de 2017

El tssss entre dos ventanas



Algunos no podremos abrir
nuestros pulmones a ese aire
ni ver algo real en la carga
que en vano inunde nuestros ojos

Supongo que es así como se parte:
primero perdemos la dimensión del mundo
y luego el mundo se lleva la dimensión de la gente,
como una pleamar

y varados aún miramos,
por amor,
a un norte antiguo,
¿y cuando hasta el mar ya parezca desfasado?

se acabará también esta escapada nocturna de pasos descalzos
y huellas disgregadas bajo el capricho de mil lunas,
cuyo misterio y sabor crudo de tactos racheados
extravía la respiración a ambos lados
de este océano

Pero también nos llama la sangre
ya hecha viento de cortina
en esta noche de verano
de aromas que se sueñan
y ventanas y corrientes
y gestos clandestinos de silencio...

...
...
...
..
..
..
.
.
.

miércoles, 2 de agosto de 2017

Recibidor










Cómo sacudirse la nieve
que cubre al que siempre nos llega desde fuera...

Tu cadencia es llegar y regresar
como las cosas que yerran
- por voluntad propia

La escarcha del invierno
que cargas posada en los hombros
como una piel de aristas;
el aliento frío de los
soplos de los montes,
que se desliza ceñido a tu voz,
y sabe a amanecer de hielo

De todo intentas sacudirte
nada más llegar,
como del polvo del desierto
o los aires de pinares cálidos
que delaten que nunca
has sido eterna
en ningún sitio...


...
...
...
..
..
..
.
.
.

La mirada de gárgola








Hay quien habla de la vida como un río,
como un tránsito,
incluso como un cable de poleas
- hoy vamos a jugar a verla como un tendedero
de los que se agrietan al sol

Si fuéramos la prenda
pasaríamos por la vida sólo para morir de sed;
si fuéramos la pinza,
sujetaríamos tejido tras tejido para siempre,
anclados a un tiempo indiferente

¿Qué levanta la brisa que sacude las sábanas?

Las mariposas son eternas:
acepta la ventisca que te hermana
con la primera emoción del mundo,
son las mismas alas
que se abanican paradas
en el reloj de ese mismo calor

La primera mirada humana encendida,
el primer gesto secreto,
el que atravesó al primer poeta
y te contagia su virus de verbo mortal
al circularte,
de ese vino quiero llenar mis ánforas

No necesito vestirme con tu piel
- desde que lo hice
eres tú la que vaga desnuda
sin saber cómo cubrirse
a pesar de tanta ropa tendida
y tanta máscara de gárgola...



...
...
...
..
..
..
.
.
.

Patines de alquiler







Cuando sientes
eres el mundo entero
en todos sus tiempos...


...
...
...
..
..
..
.
.
.

martes, 1 de agosto de 2017

La comida del gato





Recuerda que los gatos
juegan siempre con la presa antes
de considerarla comida.

Pero eres tan sencilla que lo simple te detona:
qué pronto,
demasiado pronto muerdes,
mientras sigues enferma tu fascinación
por la luz de estos ojos nocturnos.

Pero tranquila,
primero será la sed,
luego será la rabia,
más tarde llegará el frío
y al final sólo la sal que irrita
las llagas de las lágrimas negadas
quedará tras tanto verso blandido
hacia un precipicio que ya no tendrá eco.

No comprendes que este juego
de podar y abonar tu esperanza
configura la venganza de un cazador
que tiene al ratón atrapado por la cola:

Te suelto para que te creas libre,
te atrapo para ver tus ojos aterrados,
todo por el placer de sembrar en ti
una esperanza que arrancar de cuajo
en el momento más crucial...

Y aún así,
se te derrumba todo el ser
con sólo nombrarme,
atrapada,
regresando siempre,
sin comprender nada,
mordiéndote de rabia el labio
y todas tus entrañas,
dispuesta a perdonarlo todo,
mientras metes tu cabeza
entre mis fauces,
tu cuerpo entre mis garras
y me suplicas devorarte viva...

...
...
...
..
..
..
.
.
.

La brújula de todos los nortes




La estrella polar
no sabe que es el norte
inmóvil de alguien;
está tan lejos que puede
que ya esté muerta
- la luz es lenta para
el ojo brillante de la osa
más pequeña

Ella, ajena a nuestras noches,
no siente las corrientes
que aprenden a encontrarse
al admirarla...

...
...
...
..
..
..
.
.
.

Difusión


Pronuncias el eco
de lo que responde
el espejo...

...
...
...
..
..
..
.
.
.