viernes, 4 de junio de 2010

Supervivencia

Como un ave laboriosa,
estampo sombras desde el aire
- y tú buscas viñetas de cómics
entre secretos de siluetas.

Te confieso: el sol entrometido
suplantó a la luna;
pregúntale a él,
que yo no he sido.

Voy trenzando lo que encuentro
para darle forma al nido
- que es la forma,
y no el sentido,
lo que sacia tus ojos demandantes,
para largarte luego.

Como un ave laboriosa
que respira soledades clandestinas
- justo cuando te marchas,
cuando acabas la ronda
y duermes seguro
entre hojas de hábitos cumplidos.

Y ahora confieso: soy yo,
el ave que canta,
el murmullo que hace trizas
tu sueño profundo de conciencias congeladas.

Pero,
como ave laboriosa,
tampoco es mi labor
armar tu insomnio.

Tu problema es el oído,
y a mí me salen sombras chinescas
con el vuelo y el sol del que te quejas
- pregunta al sol,
que yo no te interpuse las orejas.

Y eso no es todo.

En el fondo,
mi trabajo secreto es otro;

mi gorjeo nocturno es el descanso
para sobrevivirme luego,
arrasado por un tacto
que lo contiene todo...

...
...
...
..
..
..
.
.
.

3 comentarios:

Elevalunas Ecléctico dijo...

"mi gorjeo nocturno es el descanso
para sobrevivirme luego"
¿Es que te apuntaste a twitter?

Quacking-pingüino dijo...

No, no uso twitter. Por las noches suelo dormir.

ariadna dijo...

jajaja, kique, muy divertido, me lo he pasado muy bien. toda una aventura el viaje por el poema.