jueves, 29 de septiembre de 2011

Pantallas de cine





La hermosa vida, la hermosa luz.
Electro-sol que se cierne como un toldo de cine,
y todo se hace ficción,
distantes amarillos que se sigilan entre los ocres.

A pesar de la alegría de los verdes cilios que cosquillean felicidades en el aire,
a pesar de la feliz carrera de los perros que intuyen la brisa agradable
de una falsa primavera,
me pasan de largo las escenas,
sus decorados, sus diálogos y monstruos.

Se me han encogido las velas,
la madera se resquebraja con crujires de tierras desecadas,
y el centro neurálgico del peso se ha trepado tanto entre sus vértebras,
que apenas existen las piernas y la tierra,
bajo un timón que no navega en este mundo de pantallas.

Cómo entrar en las fricciones proyectadas
cuando sabes que nada alude a tu presencia,
polizón,
que ni eres mar, ni eres tierra,
ni eres un soplo falso del viento de los muertos...

...
...
...
..
..
..
.
.
.

4 comentarios:

Poma dijo...

Como atrapa, ese electro sol.

Quacking-pingüino dijo...

Gracias, Poma, el electro-shock de las mañanas!

Helenaconh dijo...

ahora aquí
http://aplastador.blogspot.com/












(el invierno ya no existe, el blog, digo)

Quacking-pingüino dijo...

Gracias, lo sigo!