viernes, 25 de marzo de 2011

Ocultos tras la cortina

La ventana, la cortina,
los aires se han puesto al sol
como un fular de primavera
y brama el gentío abajo
mil gargantas de cantina.

La ventana, la cortina,
y las ráfagas furtivas que se cuelan
en esta estancia abierta
donde brotan templadas confidencias clandestinas.

¿Lo oyes?
Algarabía de risas,
coches, gritos,
pasos, pitos,
soles, charlas,
saltos, prisas,
flores, almas,
ritos, brisas...

Y tú,
tu susurro gemido en el oído
como un secreto perdido entre la gente.

Y casi en la calle,
regalando fragancias respiradas
mientras chocan vasos,
gritan niños
y cruje la goma de los coches
a su paso caldeado en el asfalto...

...
...
...
..
..
..
.
.
.

1 comentario:

Quacking-pingüino dijo...

Jajaja, este ministerio de misterio, qué cachondo.

Nunca me habían hecho antes una versión, todo un honor que dediquen tanto tiempo a "aderezar" mis cosas.

Sin dar la cara debe usted de ser un valiente, qué lástima (y qué obvio)...