lunes, 10 de noviembre de 2008

Precoz


El títere de fuego y la decisión fácil.

Era divertido arder y hacer de la propia llama un espectáculo. Escupir a la cara a la vida con saliva de lava.

“¡Quiero deciros a todos que tengo fuego en la boca!”, decía Mc. Carajaula.
“¡Banzay, banzay, llevo lava dentro, eso es lo que hay!”, decía Mammonio.

Qué bien nos sentaba a todos el fuego: nos vampirizaba. Cuando la llama era esa gran desconocida...

Nadie comprendía ese ímpetu por la autodestrucción. Era una moneda: en la cara estaba la música, la expresividad; en la cruz, ofender al mundo destruyendo al autor de tanta belleza.

Y de tanto fuego no era simple belleza, sino calor- apenas gustaba a nadie salvo a los títeres ardientes...

El títere de fuego y la decisión fácil de arder...

La llama era noctámbula, azul, verde, fría... y mentirosa. La carne cuando arde huele mal- eso se lo calló, no nos advirtió que, o se muere a tiempo, o se abandona la hoguera, esa hoguera de llamas homogéneas y predecibles. Vaya con los títeres de carne y hueso. Cuando no se ha muerto a tiempo, el espectáculo se convierte en algo grotesco.

¿Recuerdas, cuando la noche era una interrogación, cuando respirar era avanzar a lo desconocido, cuando flotabas en la noche totalmente lejano a todos pero con el poder de la convicción para tomarlo todo? Cuando la magia parecía cierta. El poder irradiante de las pestañas sobre las ojeras-valle...

De pronto la llama es candela de cartón, la magia es carne podrida, la elevación es el barro de un pantano.

Si no se ha muerto a tiempo, avanza. Premeditadamente. Hay otro fuego, el de más adentro. Hurgando entre la escarcha del alma...

No hay otra, por otro lado. Hay que agotar las fuentes de la vida. Yo ya lo he hecho varias veces. Probar otro vino, otro elixir, otras aguas, otras formas de fuego...

Y lo más curioso es que la magia despreciada brilla con más fuerza. Mi viejo poder. Abandonado, intenta retornar poniéndomelo más fácil que nunca. El poder irradiante de las pestañas sobre las ojeras-valle... La palidez de la pulpa fresca de los vampiros, el tú a tú de los iris fluorescentes.

Soy un exprimidor. Nunca devuelvo a la cuña giratoria las cáscaras que quedaron secas hace tiempo. Zumo. Siempre he buscado zumo, sangre, luz de luna. Nunca he dejado de serme fiel.

El poder irradiante de las pestañas sobre las ojeras-valle... La palidez de la pulpa fresca de los vampiros, el tú a tú de los iris fluorescentes.

Paso de vosotros. Ya me aburristeis bastante. Soy precoz. Lo siento.

...
...
...
..
..
..
.
..

2 comentarios:

jotaeme dijo...

por dios, lee esto!! http://isacin.wordpress.com/2008/11/06/el-relato-que-proboca-desmayos-de-chuck-palahniuk/

jotaeme dijo...

síiii! conozco IT Crowd, me la pasaron el año pasado (valga la rebuznancia) mucho mejor la primera temporada aunque la segunda también tiene varios puntos brutales. Lástima que no siguieron haciendo más...

yo me estoy haciendo una camiseta de Moss pixelizado (como sale al principio de cada capítulo)