lunes, 23 de marzo de 2009

Sin mirar



Hay un tema nuevo para los U-Bets, y lo he escrito en español. He procurado evitar la rima fácil, aunque en cuanto a métrica esta letra me sigue repateando los huevos. Como siempre, lo que más me gusta es la música a la que la he adaptado, más que otra cosa; como siempre, va de la relación tormentosa entre el sexo, la inseguridad, la congelación de los mecanismos emocionales, el frío y la mojigatería que no se atreve a entregarse, y el sentimentalismo romántico, que casi olvida que ese vampiro tan malo al que permanentemente denuncia, le proporciona, al fin y al cabo, unas sesiones de sexo oral excelentes. Si os lo queréis creer, desde luego (me acabo de inventar todo esto sobre la marcha, ¿qué mentira os tragaréis y cuál no? lo dejo al libre arbitrio de la teoría de la recepción). La salvación en el último momento (es que el mal de Occidente es que se ha creído todos sus cuentos de hadas), por así decirlo.

La pongo, no la pongo... Bueno, la pongo; de todas formas, “naide” visita la página ni comenta ni nada por el estilo. Si le diera cancha a la paranoia me montaría toda una película acerca de ofensas provocadas por mis escritos y demás, pero estos no son buenos tiempos para horrorizarse de los propios actos; por el contrario, una reacción de desagrado u horror, en el estado analgésico en que se vive, sería sin duda toda una victoria. Eso te deja sin argumentos para sufrir paranoias. Rachas, sol, lo que sea. Lo más importante, seguir. Lo más probable, indiferencia estéril.

Qué se le va a hacer...

Ahí va la “letra”, que os sea leve (es un buen castigo, malditos infieles, por otro lado).

Sin mirar

Una sonrisa abierta
soplada a la mañana;
y esos ecos secos vuelan como besos olvidados.

Palabras como almíbar
que pliegan las miradas;
y una sonrisa roja con la firma emborronada.


¿Son estos brillos rotos
el agua de tu sed,
o bebes tus destellos
a escondidas tras el sueño?

¿Qué visten tus reflejos
cuando hablas a trasluz?
¿Te ocultas en la sombra
deslumbrada por el sol?

Pero no importa nada lo que tengas que buscar,

agitándome, dibujándome, respirándome,
sin mirar.

Salada tu templanza,
derrames de vaivén;
te das la media vuelta y respiras sin querer.

Disculpas de apetencia,
y una palabra fiel;
tus dedos dicen cosas desmentidas por tu voz.

¿Son estas las palabras
que ocultas tras la sed,
o bebes tus deseos
a escondidas tras la piel?

¿Qué visten tus reflejos
cuando hablas a trasluz?
¿Te ocultas en la sombra
deslumbrada por el sol?

Pero no importa nada lo que tengas que buscar,

agitándome, dibujándome, respirándome,
sin mirar.

...
...
...
..
..
..
.
.
.

2 comentarios:

arthur stone dijo...

Me gusta el título. Por lo demás habría que escucharlo con música, aunque es cierto que o suena muy muy bien o suena un poco cursi, esa es la delgada línea de roja.
De todas formas la idea es bonita.

Jaime dijo...

Lo que pasa con las canciones en español es que suenan empalagosas. En mi opinión sólo veo dos formas: o semi-hablado a lo Nacho Vegas, o gritado a lo... cualquier cosa gritada.

Por lo demás, a mi me gusta la canción, pero yo soy un poco empalagoso también... Saludos!